-
--
Informe de una psicóloga sobre la personalidad de Alexia

 
--- Inicio


Lucía Blanco, una psicóloga que coincidió con Alexia durante un largo viaje, y que tuvo oportunidad de conocerla bien, habla de algunos rasgos de su personalidad.


En un trabajo del colegio, se les pide a las alumnas que busquen en el evangelio algunos rasgos de la personalidad de Cristo válidos para el hombre de hoy, y ella da la siguiente respuesta: "El rasgo más característico de la personalidad de Cristo está en la simplicidad de sus palabras que guardan dentro una profunda meditación'.'

En realidad lo que Alexia hace es una identificación con lo que más le atrae de Jesús, pues cuando algo nos interesa lo deseamos.

Tras haber leído esto y conocer a Alexia, efectivamente de ella se puede decir que la base de su vida fue esencialmente su simplicidad y su aparente normalidad, pero guardando en su interior, una profunda base de meditación tal y como ella se identificaba con Jesucristo.

Posee asimismo una fuerte identificación con la Virgen. En un trabajo escolar sobre María afirma: "La Virgen no pregunta, simplemente obedece, diciendo con gran sencillez: Fiat, es decir, hágase en mi según tu palabra y de ese modo tan sencillo y tan grandioso, Jesús se encarnó"

A lo largo de su enfermedad, ella es bien informada por sus padres y hermanos de lo que había que hacer: operaciones, curas, quimioterapia... A todo ello Alexia simplemente obedece, acata y dice con gran sencillez: Fiat, hágase en mí según Tu voluntad. Y eso es lo más llamativo.

Sus héroes

Los adolescentes hacen identificación con sus 'héroes' preferidos. ¿Quiénes fueron los héroes de Alexia? Sin duda alguna, Jesús y la Virgen María.

A Ella, en una especia de letanía que compuso, la llama "María, modelo de las jóvenes" e igualmente en otra ocasión escribe: "Creo que todos deberíamos ser como la Virgen, y que nos guardásemos nuestros problemas en nuestro corazón sin contarlos desesperadamente'.'

Alexia expresa sus ideas de un modo abierto y fácil, y logra sintetizar cualidades encontradas: espíritu firme y corazón dulce.

Espíritu firme porque tiene una apreciación realista de las cosas, capacidad de formar un juicio y para discernir la verdad del error. Sabe mantenerse en su propia línea de conducta, sin que el temor la debilite, o que la propagación de las ideas contrarias la haga vacilar.

Junto a ese espíritu firme está la dulzura de su corazón, que se traduce en vivir la amistad, la compasión, la generosidad con los demás, la sinceridad, la lealtad... tal y como se deduce de sus escritos.

Se nota en ella un convencimiento de que sabe exactamente adonde va y cómo llegar hasta allí. Es como si no tuviese tiempo de cometer errores, como su tuviera que decidirse rápida y correctamente para continuar avanzando. Cada experiencia que va teniendo constituirá una preparación para la siguiente.

Creía con todo su corazón, con todas sus fuerzas, que el camino de la paz y de la fraternidad pasan por el amor y el sufrimiento. Poseía gran capacidad de introspección.

"Me metía para adentro','decía para manifestar su concentración en la oración. Tenía una gran honradez y estaba dotada de una fuerte coherencia espiritual. Su vida consistió en una gran fidelidad. La seguridad de su triunfo estuvo en su absoluta fe en Dios, pues se puso en camino con la confianza puesta en Él.

Lucía Blanco Rejas (Madrid)

 

 

 

 

---
Regresar a la página de Inicio