---Escriben sobre Alexia



Una joven italiana, Rosetta Codispoti,
escribe desde Roma:


“Al leer lo que de ella se ha escrito me digo a mí misma que muy pocas personas viven una fe tan profunda y una fortaleza tan grande como la que tuvo Alexia. Qué cosas más sublimes!

Nunca hubiera imaginado que una niña a tan tierna edad pudiera haber llegado a ser tan profunda y a tener un alma inmaculada.

Queda de ella algo inmenso, sublime: su imagen en el corazón de los que hayan tenido la dicha de haberla conocido y el recuerdo de una persona que ha dado mucho, que ha dejado rastro.


Arata Nambo, México: una carta para Alexia

“Me llamo Arata Nambo Bando y vivo en México, aunque mi familia y yo somos japoneses. Ahorita leo el libro de Alexia y ya la considero mi mejor amiga, por eso acudo a ella y le debo un favor muy grande.

Acabo de recibir una carta de mi tía que está en Japón y me dice que ella le está rezando mucho a Alexia. El sobre que les mando cerrado es para abrir el próximo cinco de diciembre como les indico en el sobre”.

El cinco de diciembre, aniversario de la muerte de Alexia, se abrió el sobre, donde se leía lo siguiente:

Alexia, te mando este palito de incienso que es lo que los japoneses ponemos en las tumbas.

Relieve de Alexia en bronce,
de Hortensia Núñez Ladeveze, 1993


Leonor W. Argentina

Hasta el día de hoy no sé cómo ni quién me entregó la estampa de Alexia. Sólo sé que ella está siempre conmigo. Por segunda vez me ha alcanzado otra gracia. Yo le rezo continuamente y seré muy feliz el día que se consiga su beatificación.

Repartí entre mis familiares y amigos las estampas que les pedí -y tan amablemente me hicieron llegar- pero me están pidiendo más, por lo tanto les agradeceré me envíen algunas más.

Creo que de esta manera seremos muchos los que estaremos orando, gracias a la querida Alexia.


 

No’a M P., Culiacán-Sinaloa, (México)

‘‘Soy muy amiga de Alexia y le rezo mucho. El diez de noviembre he cumplido quince años, los que Alexia tenía cuando se fue al Cielo, y lo celebré con mis papás, mi abuelita y ms hermanos.

La más chiquita tiene un año, es morenita con el cabello medio chinito y muy bonita.

Ahora le estoy encomendando a Alexia mi vocación y les pido que Vds. también lo hagan”.


María O. Sevilia (España)

Tengo 99 años. Los ancianos pasamos muchas horas solos y tenemos tiempo para pensar. Yo me traslado a la iglesia de San Martín de Tours y allí, unida a Alexia, rezo al Señor. Me escucha siempre. Pronto la veremos en los altares.


Lily M. (Uruguay)

La estampa de Alexia se extendió muchísimo en Montevideo. Hay muchas niñas que llevan su nombre.


Delia T. (Perú)

Alexia nació el 8 de diciembre de 2004, en Lima. Sus padres rogaron conmigo la intercesión de Alexia González-Barros para lograr esta gracia y le están muy agradecidos.


Pilar A. (México)

«Desde que conocí a Alexia mi vida ha cambiado. Me he dado cuenta que yo podría dar más de mí misma. A través de ella me acerqué a mi custodio cada día más. Ahora platico con él y con Alexia asiduamente. Me gustaría pertenecer al grupo de amigos de Alexia. Rezo mucho por su pronta beatificación».


Monica B. (Alemania)

La vida de Alexia me ha conmovido y me ha impresionado muchísimo, porque ella nos muestra lo que es posible alcanzar con la ayuda de Dios y la correspondencia a la gracia. Alexia nos hace ver que la vida, también en el sufrimiento, tiene sentido».


S. G. (Sevilla): mi vocación sacerdotal

En agosto del pasado año 2004 entré, por casualidad, en la iglesia madrileña de San Martín, sin reparar previamente en que en elladescansan los restos mortales de Alexia.

El encuentro fue providencial pues desde ese instante comencé a acudir a el la, rezando cada día la estampa.

En esa época yo estaba pasando un momento de gran inquietud espiritual causada por mi indecisión vocacional.

Pedí al Señor, por medio de Alexia, recibir luces y que el camino se fuera despejando. Seguí y sigo encomendándome a ella para ser fiel a la llamada y perseverante en la vocación.

Durante estos meses, poco a poco, se han ido sucediendo en mi vida una serie de signos y hechos que han causado en mi vida interior un cambio muy grande.

Ahora creo estar en el inicio del camino que Dios me pide y es el de ser sacerdote. Creo que Alexia ha sido fundamental por lo que, ahora y en el futuro, seguiré encomendándole mi perseverancia en la vocación recibida.


Liz E. S. L. (Perú): En un grupo parroquial peruano

«Soy una joven de 21 años de edad. Un día me invitaron a participar en un grupo parroquial juvenil el cual tenía por nombre "Alexia".

Asistí a la reunión con mi prima y mi hermano que también habían sido invitados. Conocí al padre Fredy Nolasco quien es el director espiritual del grupo. Así fue como conocí a Alexia.

Ahora soy coordinadora del grupo, y he aprendido mucho de Alexia. Siempre me ha dado fortaleza para seguir adelante, con ella he conocido mucho más a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, la comunicación que tengo con ellos es maravillosa, le doy muchísimas gracias a Alexia.

Este último 7 de marzo, aniversario de su nacimiento, cumplimos un año de formación del grupo, y lo celebramos en el salón parroquial. El grupo sigue creciendo cada día más. El último sábado visitamos a los enfermos, especialmente a los niños, y quedaron maravillados con Alexia.

Le doy muchísimas gracias a Alexia por estar en mi camino. Seguiré sacando adelante al grupo y de una u otra manera contribuir a su beatificación».


Claudia C. (México)

«Soy devota de Alexia desde hace 10 años, he sentido que desde que leí su historia ha estado conmigo en todo momento, me ha concedido varios milagros, pero hay uno en especial que es muy claro y palpable.

Mi novio era alcohólico, tomaba demasiado, yo le pedí a Alexia que me ayudara a que él dejara este vicio y gracias a su intercesión con Dios se me concedió lo que tanto anhelaba.

Él ya tiene 10 meses que no prueba una sola gota de vino y sigue con la idea de no volver a probarlo. Le pido a Dios porque pronto sea canonizada. Gracias».

 

 

 

 

 

---Regresar a la página de Inicio